“La gente no es el problema en la gestión de residuos, sino el liderazgo político”

Paul Connet-i elkarrizketa Noticias de Guipuzcoan

Profesor emérito de química ambiental y toxicología en la universidad Saint Lawrence de Nueva York y presidente de la American Health Studies Project, Paul Connet es un representante de Zero Waste, una filosofía que apoya la reutilización de todos los productos

USURBIL. A raíz del congreso anual que la red Zero Waste de Europa ha organizado estos días en Donostia, Paul Connett ha vuelto a Gipuzkoa, donde está siguiendo de cerca todo lo relacionado con la recogida selectiva de los residuos. Desde la filosofía Zero Waste, quiere aportar ayuda a este nuevo movimiento, que, según afirma, es “único en todo el mundo”.

Su eslogan es ‘Zero Waste: a key move towards a sustainable society’. ¿Qué quiere decir con eso?

Si todos consumiésemos tanto como lo hacen los americanos, necesitaríamos cuatro planetas; en el caso de los europeos, dos. Y considerando que tanto India como China se están convirtiendo en sociedades de consumo, la conclusión es clara: algo debe cambiar en el planeta. La mejor oportunidad para empezar ese cambio son los residuos, ya que todo el mundo los crea a diario. Primero hay que resolver eso, y luego ya hablaremos de otros aspectos de la sostenibilidad. La basura es algo inventado por los humanos, la naturaleza no crea residuos. Así que debemos decir a la industria: mirad, si vuestro producto no puede ser reciclado o fertilizado, no deberíais producirlo. Pero no, estamos en medio de toda esta mitología de inventar máquinas para destruir materiales. Las incineradoras son una mala idea. Invertir grandes cantidades de dinero en destruir recursos que deberíamos compartir con el futuro es una mala idea. En eso son diferentes la incineradora y la filosofía Zero Waste, la primera hace que los residuos se conviertan en ceniza, mientras que la segunda prefiere que la fracción residual sea muy visible, para poder así cambiarlo.

Será necesario cambiar la mentalidad de la gente….

¡La mentalidad de los políticos! La gente no es el problema, sino el liderazgo político. Quiero decir, cuando analizas dos pueblos, uno que esta reciclando el 5% de los residuos y el otro el 80%, y ves que entre los dos hay menos de tres kilómetros, ¡ahí no existe un problema cultural! Lo que cambia en tres kilómetros no es la cultura, sino la voluntad política.

Menciona también la falta de responsabilidad de algunas empresas en torno a este tema. ¿Será difícil que cambien su política?

Sí, sin duda. Las compañías que hacen dinero permitiendo que la gente sea perezosa, las que construyen incineradoras, son nuestras enemigas, y también las del planeta y de la sostenibilidad. Y lo peor es que tienen mucho dinero para comprar políticos.

¿Cree que es posible alcanzar la meta de ‘Zero Waste’?

No pienso que se pueda a llegar a cero, pero sí muy cerca. Además, la sociedad será mucho mejor en esa lucha de querer lograr el objetivo que sin preocuparse por nada. Es un objetivo ideal, pero podemos ponerlo en practica a medio plazo: podemos hablar de Zero Waste 2020, o Zero Waste 2030. Nos proporcionará más empleo, y menos substancias tóxicas, incineración y polución. Las universidades serán más relevantes, investigando problemas de la comunidad y cuestiones de alcance global. Y nos da más esperanza para nuestros hijos. Así que es bueno para todos.

Hace cuatro años tuvo la ocasión de conocer el proyecto de la incineradora de Gipuzkoa. Desde entonces, las cosas han cambiado…

¡Sí! Detuvimos la incineradora y hemos llegado a reciclar el 89% de la basura. Y mirad, ¡no es el caos! Ahora, viene gente de todo el mundo a visitaros. Estos ganchos (se refiere a los del puerta a puerta) son brillantes, muy creativos. No he visto nada igual en todo el mundo.

¿Hay algún aspecto que pueda ser mejorado?

No he notado mucha discusión sobre la reutilización y la reparación. Los objetos reutilizables son sólo un pequeño porcentaje de todos, pero muy valioso. Se pueden crear empleos en torno a ellos, capacitar a personas para reparar algo… Todo eso es muy bueno para la educación y el desarrollo comunitario. También me gustaría saber más sobre centros de investigación y la monitorización de los residuos. ¡No hay que dejarse vencer! Conseguimos recojer el 89%, pero debemos ir a por el 11% restante. Y es ahí donde entra la disciplina.

Advertisements